Más de 13 millones de ecuatorianos se alistan para ir a las urnas mañana y elegir al sucesor de Rafael Correa, que gobierna desde el 15 de enero de 2007. El material electoral está siendo transportado bajo estrictas medidas de seguridad debido a los problemas de orden público en las sedes políticas y en algunos puntos de votación en los últimos días.

Ya están en Ecuador más de 40.000 observadores nacionales e internacionales para garantizar la normalidad en la jornada electoral en los 41.000 puntos de votación.

De los ocho aspirantes, dos se perfilan como los favoritos. El primer opcionado según las encuestas es Lenín Moreno, el candidato de Alianza País, el partido del gobierno. Moreno pretende desarrollar el legado de Correa, promete desarrollarlo con un estilo propio y hay quienes desde ahora plantean su traición.

El segundo es Guillermo Lasso de la alianza CREO-SUMA, es el opositor mejor punteado por las firmas encuestadoras, con su eslogan de “Cambio” este exbanquero promete eliminar la ley de Comunicación que frenó la libertad de prensa en Ecuador. Dice que sus políticas serán de puertas abiertas para la empresa privada y la inversión extranjera.

Publicidad

La última encuesta pone a Moreno con 32, 3% de los votos y Lasso con el 21,1%. Según estas cifras se realizaría una segunda vuelta porque para ganar se requiere al menos el 40% de la votación y más de 10 puntos porcentuales sobre el segundo. El 35% de los votantes están aún indecisos.

Correa ha dicho que el 24 mayo cuando entregue el poder, se irá a vivir a Bélgica, país natal de su esposa, y que en principio se retirará de la política.