El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estudia la posibilidad de bloquear la entrada al país desde México de ciudadanos y residentes permanentes sospechosos de haber contraído COVID-19, informó este martes el diario The Washington Post.

El medio de comunicación indica que en la Casa Blanca circula una propuesta que daría a las autoridades fronterizas la capacidad de bloquear la entrada a estadounidenses y residentes permanentes si se sospecha que están contagiados con el coronavirus, una autoridad legal que no está claro que tenga el Gobierno.

Un funcionario del Gobierno, que el diario no identifica, indicó al Post que se sopesa la posibilidad de emitir una declaración de emergencia de salud pública para proceder con esta inusual prohibición que impediría a un ciudadano entrar a su propio país.

Aunque ya los cruces están ya restringidos a los viajes esenciales, una medida así afectaría a cientos de miles de estadounidenses y residentes que cruzan diariamente la frontera para trabajar, hacer negocios, ir a la escuela o a citas médicas.

Sin embargo, según el Post, existe un fuerte desacuerdo dentro de la propia administración sobre este plan.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo por el COVID-19, con más de 5 millones de contagios y 163.000 muertes, sufre una transmisión comunitaria generalizada del coronavirus, especialmente en los estados del sur y del suroeste.

Publicidad

Frente a esto, se considera que una medida de este tipo haría muy poco para contener el avance de la enfermedad en EE.UU.

Donald Trump ha usado el argumento de la pandemia para devolver automáticamente a México a la mayoría de los indocumentados que detiene la Patrulla Fronteriza e insiste en identificar la línea fronteriza con el vecino del sur como un peligro sanitario como argumento adicional a su proyecto de construcción de un muro.