El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, tildó el sábado de hipocresía una condena al racismo declarada por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Pompeo dijo que el consejo debería centrarse en lo que llamó disparidades raciales sistémicas en países como Cuba y China.

La resolución del viernes «apunta al sistema policial y la raza en Estados Unidos (y) marca un nuevo punto bajo», dijo en un comunicado.

El pronunciamiento se aprobó tras un debate incitado por las protestas que estallaron en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd, un hombre negro que pereció asfixiado por un policía blanco que lo había detenido.