Estados Unidos afirmó que está evaluando seriamente volver a incluir a Cuba en su lista de Estados patrocinadores del terrorismo, que supone la imposición de sanciones económicas, debido a sus acciones en Venezuela y su apoyo a la guerrilla  del ELN.

El encargado de Latinoamérica en la Casa Blanca, Mauricio Claver-Carone, aseguró que «Cuba parece estar dispuesta y obsesionada por escribirse su propio guión para que se le reintegre a esa lista», de la que salió en 2015.

«Estamos revisando (la posibilidad de incluir a Cuba en la lista) no solamente por sus acciones en Venezuela, (sino también) por su apoyo a grupos terroristas como el ELN, y por los ataques a nuestros diplomáticos y a los diplomáticos canadienses» en la isla, afirmó el funcionario y asesor del presidente estadounidense, Donald Trump.

Claver-Carone recordó el reciente atentado contra la Escuela de Policía en Bogotá perpetrado por la guerrilla del ELN, que dejó 21 muertos, y que el Gobierno de Colombia ha pedido a Cuba que le entregue a los negociadores del ELN que se encuentran en la isla para llevarlos ante la justicia.

Corea del Norte, Siria, Sudán e Irán integran ahora la lista de Estados patrocinadores del terrorismo que publica anualmente el Departamento de Estado de EE.UU., y que tiene como consecuencia sanciones como la prohibición a la venta de armas y a la ayuda económica.

Publicidad

Cuba formó parte de esa «lista negra» durante más de tres décadas, desde 1982 y hasta 2015, cuando el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, ordenó su retirada del listado en medio de un clima de deshielo entre los dos países.

Las razones de EE.UU. para mantener durante tantos años a Cuba en la lista eran su presunta acogida a miembros de la organización terrorista española ETA y de las Farc, además de a algunos fugitivos de la Justicia estadounidense.

Claver-Carone citó motivos distintos para la posible reanudación de esas sanciones a Cuba, el principal de los cuales es su presunto apoyo militar y de inteligencia al gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

La posible sanción a Cuba se sumaría a otra medida que promete tensar aún más las relaciones con la isla: la posibilidad de que Washington active una provisión legal que permitiría a los cubano-estadounidenses reclamar ante cortes de EE.UU. propiedades que les fueron expropiadas tras la Revolución cubana.