Un comandante de la coalición internacional, liderada por EE.UU., anunció este lunes la reubicación de las tropas estadounidenses en «el transcurso de los próximos días y semanas» en Irak, aunque poco después del secretario de Defensa, Mark Esper, precisó que no trataba de una retirada.

«En debida deferencia a la soberanía de la República de Irak, y según lo solicitado por el Parlamento y el primer ministro iraquí, la coalición internacional reubicará las fuerzas en el transcurso de los próximos días y semanas para preparar un desplazamiento posterior», señaló el general de brigada William H. Seely III, comandante del llamado Grupo de Trabajo en Irak en una carta dirigida al Ministerio de Defensa iraquí.

La misiva explica que para llevar a cabo esta tarea las fuerzas de la coalición incrementarán los desplazamientos en helicópteros sobre y en los alrededores de la fortificada Zona Verde de Bagdad, sede de embajadas e instituciones gubernamentales.

Ante las versiones de algunos medios de comunicación que interpretaron la misiva como un anuncio de repliegue de las tropas, el secretario de Defensa de EE.UU., Mark Esper, descartó esa posibilidad.

«No hay ninguna decisión de abandonar Irak», afirmó Esper en una comparecencia no anunciada con los periodistas en el Pentágono.

La carta es «incoherente respecto a donde estamos ahora», dijo el secretario de Defensa.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Mark Milley, aclaró a los periodistas que la misiva «es un borrador»: «Fue un error, no debió haber sido publicada», precisó.