Estados Unidos ha prolongado el requisito de que todos los extranjeros que entren al país por las fronteras con México y Canadá estén vacunados contra el COVID-19, informó este jueves el Departamento de Seguridad Interior (DHS).

Las autoridades exigen que los extranjeros presenten una prueba de que han completado la pauta de vacunación contra el COVID-19 para entrar por vía terrestre o marítima al país, una condición de la que quedan exentos los estadounidenses o los ciudadanos con residencia permanente en Estados Unidos.

Podría leer: Otro integrante de la comunidad LGBTI fue asesinado en Medellín

El requisito se ha extendido tras “consultar con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y varias otras agencias federales”, afirma el DHS en un comunicado.

El gobierno estadounidense “está comprometido con proteger la salud pública al tiempo que facilita el comercio y los viajes legítimos, lo cual es esencial para nuestra seguridad económica”, afirma el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, citado en la nota.

Conozca más: La reina Isabel II cumple 96 años y los celebra en el castillo de Windsor

El requisito se mantiene pese a que en los últimos meses las autoridades estadounidenses han ido aligerando las consignas debido al retroceso del COVID-19, el avance de la vacunación y el cansancio acumulado por parte de la población.