Estado Unidos pudo haber evitado más de 35.000 muertes por coronavirus si el confinamiento hubiera comenzado una semana antes, según investigadores de la Universidad de Columbia en Nueva York.

Las simulaciones llevadas a cabo con varios modelos y publicadas en la página científica medRxiv, señalan que el 61% de las más de 65.000 muertes registradas al 3 de mayo «podrían haberse evitado» si el distanciamiento se hubieran implementado «solo una semana antes«.

Hace diez días, el documentalista y activista Eugene Jarecki instaló un «reloj de la muerte» en Times Square, en Nueva York.

El aparato muestra la cantidad de muertes que, según él, podrían haberse evitado en Estados Unidos si el presidente Donald Trump hubiera decretado normas de distanciamiento y el cierre de escuelas el 9 de marzo en lugar del 16 como lo hizo.

Su «contador» muestra cifras superiores a las de los investigadores de Columbia, pues parte de la base de que actuando una semana antes se podrían haber evitado el 60% de las muertes.

Estados Unidos es el país más afectado del mundo por la epidemia en términos absolutos, con más de 1,5 millones de casos y más de 93.000 muertes registradas el jueves por la Universidad Johns Hopkins.