La Corte Suprema de Estados Unidos emitió este lunes un fallo histórico en favor de la comunidad LGBTI, al dictaminar que nadie puede ser discriminado en su trabajo debido a su orientación sexual.

En un revés al gobierno del presidente Donald Trump, el máximo tribunal del país decidió por seis votos contra tres que el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe la discriminación a empleados «por razones de sexo», también abarca a la comunidad LGBTI.

«Hoy tenemos que decidir si alguien puede ser despedido simplemente por ser homosexual o transgénero», dijo la Corte. «La respuesta es clara»: la ley «lo prohíbe».

Algunos tribunales, así como el gobierno del presidente republicano, consideraban que esa norma federal aplicaba solo a la distinción hombres/mujeres y no a las minorías sexuales. Pero el lunes Trump consideró la decisión «muy poderosa».

«Ellos dictaminan y nosotros vivimos con su decisión», dijo sobre los altos jueces.

Antes de este fallo, excepto en una veintena de estados que adoptaron mecanismos de protección específica, en más de la mitad del país los trabajadores podían ser despedidos o denegados de promociones debido a su orientación sexual.

Activistas por los derechos de la comunidad LGBTI, así como políticos demócratas y varias empresas importantes, entre ellas Apple, General Motors y Walt Disney, habían pedido a la Corte que se pronunciara sobre quiénes estaban amparados por la legislación.

«Esta es una gran victoria para la igualdad», celebró James Esseks, uno de los líderes de la influyente Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU).

Abiertamente homosexual, Tim Cook, presidente ejecutivo de Apple, aplaudió el dictamen.

Joe Biden, probable rival demócrata de Trump en las elecciones de noviembre, también aplaudió este «significativo paso adelante».

«Hasta ahora en más de la mitad de los estados», las personas LGBTI «podían casarse un día y ser despedidas de su trabajo al día siguiente según la ley estatal», dijo Biden, vicepresidente cuando la Corte falló a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2015.