Varios estados de EE.UU. liderados por Texas anunciaron la presentación de una nueva demanda contra Google por presuntas prácticas contrarias a la competencia, el segundo caso antimonopolio que debe afrontar el gigante de internet.

«Me enorgullece anunciar que Texas y varios estados nos querellamos contra Google por conducta anticompetitiva, prácticas excluyentes e informaciones engañosas«, dijo el fiscal general de Texas, el republicano Ken Paxton.

La demanda se centra en la tecnología que la compañía utiliza para conectar a compradores de espacios publicitarios online con vendedores, algo que Paxton considera que le permite «controlar los precios» de los anuncios en internet.

Aunque la demanda fue anunciada como un esfuerzo conjunto de varios estados, por el momento se desconoce el número exacto de estados que se han unido a la misma y cuáles son, al margen de Texas.

Publicidad

El pasado 20 de octubre, el Departamento de Justicia de EE.UU. y once estados -entre ellos Texas- ya presentaron una histórica demanda contra Google.

Esto, por las presuntas prácticas monopolísticas de su buscador, en el que se realizan el 80 % de las búsquedas en computadoras y el 90 % en móviles.

La demanda fue anunciada tras un año de investigaciones y acusa a la empresa que dirige Sundar Pichai de haberse servido de actuaciones ilegales para ocupar una situación de dominio en el mercado y prevenir el acceso de sus competidores (Yahoo, Bing y DuckDuckGo).

En paralelo, la Comisión Federal del Comercio presentó el 9 de noviembre una demanda contra Facebook también por presuntas prácticas contrarias a la competencia.

Además de Google y Facebook, otros dos gigantes de la tecnología, Apple y Amazon, también tienen abiertas investigaciones antimonopolio en su contra por parte de las autoridades estadounidenses.