Las personas que tienen COVID-19 pueden acortar el aislamiento de 10 a 5 días siempre que sean asintomáticas, anunciaron este lunes las autoridades sanitarias estadounidenses.

También se redujo el tiempo de aislamiento para los contactos no vacunados de casos positivos.

Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), la principal agencia sanitaria de Estados Unidos, afirmaron en un comunicado que “este cambio está justificado por la ciencia“, según el cual la mayoría de las infecciones se producen en los dos días anteriores y los tres posteriores a la aparición de los síntomas.

Te puede interesar: El cementerio donde miles de personas nacen, viven y mueren

Estas permiten que todos puedan seguir con su vida de manera segura“, explicado Rochelle Walensky, dirección de los CDC, en un comunicado.

La variante ómicron, mucho más contagiosa, es mayoritaria en Estados Unidos y el número de casos ha aumentado exponencialmente en el país hasta más de 200.000 diarios en los últimos dos días, acercándose así al récord de enero pasado.

Las autoridades estadounidenses temen que algunos sectores económicos se vean paralizados debido a la falta de mano de obra.

Mira también: El primer síntoma de ómicron que serviría como alerta si tiene COVID-19

Con todo, la agencia sanitaria aconseja a las personas asintomáticas que se pongan la mascarilla durante los cinco días siguientes.

Para los contactos no vacunados de un positivo de COVID-19, el tiempo de aislamiento también se reduce de 14 a 5 días, pero se les recomienda que se pongan una mascarilla rigurosamente otros cinco.

Los contactos estrechos que están vacunados no necesitan aislarse.

Mira además: Cancelan más de mil vuelos en Estados Unidos por avance de ómicron

Las recomendaciones de los CDC sirven como punto de referencia y se siguen ampliamente en Estados Unidos, pero no son una obligación federal.

El fuerte aumento de los casos en el país y los períodos de aislamiento que conllevan han obligado en los últimos días a las aerolíneas a cancelar cientos de vuelos.

El lunes por la mañana, el presidente Joe Biden reconoció que algunos hospitales del país estaban “desbordados en cuanto a equipamiento y personal“, pero pidió que “no cunda el pánico“.