Estados Unidos alcanzó este martes la vacunación completa del 50 % de su población adulta, a la vez que continúa el descenso en el número de contagios y muertes diarias por la COVID-19 en la batalla contra la pandemia que deja ya más de 590.000 fallecidos desde el comienzo del pasado año.

Según los datos del Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), el 50 % de la población ya está completamente vacunada, lo que supone más de 129 millones de personas; mientras que el 61,6 %, más de 158 millones, tiene al menos una dosis de los sueros disponibles ya inyectada.

 

Le puede interesar: “Estamos pidiendo ayuda para conseguir algunas vacunas”: Marta Lucía Ramírez en Washington

 

En rueda de prensa, Andy Slavitt, uno de los asesores principales de la Casa Blanca contra la pandemia, remarcó este martes que el dato supone “un enorme hito” en los esfuerzos de vacunación en el país.

“Ese número era apenas del 1% cuando llegamos”, indicó Slavitt en referencia a la toma de posesión del presidente estadounidense Joe Biden el pasado 20 de enero.

La primera vacuna fue inoculada en el país el pasado 14 de diciembre, y actualmente hay disponibles en EE. UU. tres vacunas contra la COVID-19: la de monodosis de Johnson&Johnson, y las de dos dosis de Moderna y Pfizer/BioNTech.

 

Vea también: La OMS cree improbable que algún país alcance pronto la inmunidad colectiva

 

En las últimas semanas, a medida que el proceso de vacunación avanzaba, han ido descendiendo el número de contagios y fallecidos diarios. Ayer lunes fueron 379 las muertes y 24.400 las nuevas infecciones, las menores cifras en un año.

La mejoría en la situación de la pandemia en Estados Unidos ha permitido que las autoridades sanitarias señalaran la pasada semana que las personas completamente vacunadas ya no necesitan llevar mascarilla en espacios exteriores e interiores, algo recibido con cierto recelo por la población tras más de 16 meses de mascarilla obligatoria.