Por: Agence France-Press (AFP)

Los estadounidenses votan este martes en las elecciones legislativas de mitad de mandato que podrían decidir el futuro político del presidente Joe Biden y de Donald Trump, quien en las últimas horas de campaña insinuó una posible candidatura a las presidenciales de 2024.

El presidente demócrata llamó al país a “defender la democracia” poco antes de que su predecesor republicano prometiera un “gran anuncio” la próxima semana, haciendo presagiar una nueva aspiración a la Casa Blanca.

Los colegios electorales de la costa este abrieron a las 06H00 (11H00 GMT). Con el control de la Cámara de Representantes y del Senado en juego, más de 40 millones de personas han emitido ya su voto de manera anticipada en todo el país.

Están en juego toda la Cámara de Representantes, un tercio del Senado y una serie de cargos de gobernadores y puestos locales. También se celebran referéndums sobre el derecho al aborto en cuatro estados: California, Vermont, Kentucky y Michigan.

Después de una dura campaña centrada en la inflación, los republicanos confían en poder despojar a Joe Biden de sus mayorías en el Congreso el 8 de noviembre.

“Si quiere poner fin a la destrucción de nuestro país y salvar el sueño americano, debe votar por los republicanos mañana”, afirmó el expresidente Donald Trump, omnipresente en esta campaña, durante un mitin el lunes por la noche en Ohio, uno de los bastiones industriales del país.

Rodeado de una marea de gorras rojas, el millonario de 76 años anunció que haría “un gran anuncio el martes 15 de noviembre en Mar-a-Lago”, su residencia en Florida, consciente de que una victoria de sus lugartenientes en las urnas este martes podría ofrecerle el trampolín ideal para una candidatura en las elecciones presidenciales de 2024.

También puedes leer: Encuentran cadáveres de mujer embarazada y de su bebé en Estados Unidos

La inflación

Celebrados dos años después de las presidenciales, estos comicios se convierten en un referéndum de hecho sobre el inquilino de la Casa Blanca.

El partido del presidente rara vez se libra del voto de castigo. Hasta el final, los demócratas de Joe Biden intentaron atraer el voto de la izquierda y del centro diciendo que la oposición republicana es una amenaza para la democracia y los logros sociales, como el derecho al aborto.

“Nuestra democracia está en peligro”, declaró el presidente de 79 años durante un último mitin el lunes por la noche en Maryland, en las afueras de Washington.

Pero la subida de los precios -un 8,2% de media- sigue siendo con diferencia la principal preocupación de los estadounidenses y los esfuerzos de Joe Biden por hacerse pasar por “presidente de la clase media” no parecen haber dado frutos. 

Según las encuestas más recientes, la oposición republicana tiene posibilidades de ganar al menos entre 10 y 25 escaños en la cámara baja, más que suficiente para tener mayoría. Hay menos claridad sobre la suerte que correrá el Senado, pero los republicanos también podrían conseguirlo.

Perder el control de ambas cámaras del Congreso tendría graves consecuencias para el presidente demócrata, que hasta el momento ha dicho que “tiene la intención” de volver a presentarse en 2024, lo que vendría a ser un duelo como el de 2020.

El lunes por la noche, el presidente aseguró ser “optimista” sobre el resultado de la votación, aunque reconoció que mantener el control de la Cámara será “difícil”.

Como señal del interés de los estadounidenses por estas elecciones, más de 43 millones de ellos ya habían votado el lunes por la noche, por voto anticipado o por correspondencia.

Los resultados de algunos de los duelos más reñidos podrían tardar días en anunciarse.