Luego de que un familiar muriera por COVID-19, toda una familia decidió asistir al velorio provocando un contagio masivo entre ellos en México. Ya 16 familiares han fallecido.

“No he tenido tiempo ni de llorar, estoy como pasmado. Mi mamá murió antier, a mi papá todavía lo tengo enfermo en casa y mi hermana ya logró salir adelante. No sé de dónde me salen fuerzas para seguir adelante”, expresó José Martín Chávez Enríquez.

De igual manera, señaló que “el virus arrasó, acabó con casi toda la familia, se fueron enfermando y muriendo. Mi mamá de 62 años estuvo en cama, pero se puso grave y la tuve que llevar al Hospital Vicente Villada y no logró sobrevivir. La incineré y tengo sus restos en mi casa porque ni tiempo de ir al panteón”.

Este ciudadano que se desempeñaba laboralmente en un spa aseguró que tuvo que disponer de sus ahorros para el pago de médicos, oxígeno y medicina “he gastado como 80 mil pesos, mis demás familiares llevan gastados como 200 mil pesos”.

Reconoció que él también acudió al velorio, pero no se enfermó “gracias a Dios”. Expresó su tristeza porque ni siquiera pudo darle un buen sepelio a su madre, ya que “todo es tan rápido, hay que incinerarlos, no se pueden enterrar”.