internacional

El drama de la doble de riesgo de ‘Resident Evil’ que perdió un brazo y ahora demanda la producción

Vanesa Peralta - 13 de septiembre del 2019 1:58 pm

Un verdadero drama vive Olivia Jackson, una actriz de doblaje de acción que en medio de una grabación de la película Resident Evil: the last chapter, sufrió un grave accidente en diciembre del 2015, en el que perdió su brazo izquierdo y por poco la vida.

Casi cuatro años después, Jackson todavía sufre fuertes dolores a raíz de las más de ocho cirugías a las que se sometió para recuperar su cuerpo, por lo que decidió demandar a la producción.

Jackson se encargaba de hacer las escenas de riesgo de la famosa Milla Jovovich en Sudáfrica, de acuerdo con el portal de noticias Infobae, “ella había sido programada para filmar una escena de pelea, pero el director Paul Anderson cambió el horario a último minuto debido a la lluvia”.

La escena consistía en que Olivia condujera una motocicleta a gran velocidad con destino a una cámara que debía levantarse con una grúa, momentos antes de que ella llegara, pero eso nunca sucedió.

El operador de la grúa no reaccionó a tiempo y la motociclista impactó de frente contra la cámara, lo que ocasionó el corte del hueso de su antebrazo, antes de «rasgar la carne de su mejilla hacia atrás dejando sus dientes expuestos».

Además, sufrió lesiones en la columna vertebral, la cuenca del ojo, las costillas, la escápula, el húmero y el antebrazo. Por su delicado estado, Jackson tuvo que ser inducida a coma.

Ahora, la actriz acusa a los productores de abandonarla, además, dice que ya no podrá volver a trabajar como doble de riesgo.

Según información de El Clarín de Argentina, la demanda indica que los productores “engañaron” a Jackson “sobre el alcance de su seguro que cubre las lesiones sufridas durante la filmación y que sólo pagó 33.000 dólares. Además, descubrió que no había cobertura de responsabilidad civil para su reclamo”.

En su cuenta de Instagram, la destacada actriz de doblaje compartió con sus seguidores el drama que ha sufrido .

«Extraño mi vieja cara. Extraño mi viejo cuerpo. Extraño mi antigua vida. Me duele mucho tener que vivir con las consecuencias de los errores de otras personas», dijo Olivia de 38 años.

«Esta es la parte superior torcida del cuerpo que me queda de mi accidente. Espina dorsal, cuello descentrado (la parte más dolorosa), omóplato torcido, hombro dislocado permanentemente, un brazo, atrofia muscular en el lado izquierdo y muchas otras cosas. No quiero quejarme, pero a veces tengo que querer salir de mi propia piel y de todos los dolores que hay en ella», agregó en otra publicación.

La demanda se presentó contra Paul Anderson, Bolt Pictures, Tannhauser Gate y Jeremy Bolt por incumplimiento de contrato y tergiversación y argumenta que “si la demandante hubiera tenido conocimiento de tales hechos, nunca habría aceptado realizar el Capítulo Final o, alternativamente, habría obtenido un seguro adicional por su cuenta”.

De momento, no se conoce una comunicación ni respuesta oficial de los acusados.

View this post on Instagram

🤔 Yup that’s a battery pack implanted in my left bum cheek. It powers electric currents to the neuro-pain-transmitter implanted on to my spinal cord (behind my teeth in the X-ray), to help with phantom arm pain. My left shoulder is raised due to paralysis of the left core & the the arm amputation. Hardest part of my days is to hold my head up (literally & figuratively). Paralysis of the left side of my neck, the skew spine & the fused neck make it really difficult to hold my own head up straight. The constant pain is unexplainable. I can’t actually remember what it feels like to be in a normal , pain free body 🤷🏼‍♀️ It’s so tempting to hate the people that did this to me 🤬 I try, rather, to use that energy to focus on getting better and staying positive 😊

A post shared by Olivia Jackson (@oliviathebandit) on

“Sí, es una batería implantada en mi mejilla izquierda. Alimenta corrientes eléctricas al transmisor de neuro-dolor implantado en mi médula espinal (detrás de mis dientes en la radiografía), para ayudar con el dolor fantasma en el brazo (…) La parte más difícil de mis días es levantar la cabeza (literal y figurativamente). La parálisis del lado izquierdo de mi cuello, la columna vertebral torcida y el cuello fusionado hacen que sea realmente difícil mantener mi cabeza erguida. El dolor constante es inexplicable. Realmente no puedo recordar cómo se siente estar en un cuerpo normal y sin dolor. Es muy tentador odiar a las personas que me hicieron esto”, escribió la actríz de doblaje, en otra sentida publicación acompañada por una radiografía.


Las secuelas por el grave accidente continúan. Este jueves Olivia se sometió a una nueva cirugía con el fin de rehabilitar su costado superior izquierdo, lo que le causa bastante dolor, y le realizaron estos procedimientos:

  • Un gran corte en forma de U para una gran cantidad de procedimientos:
  • Empujaron la faja del hombro hacia adelante a una posición más normal.
  • Fusionaron el omóplato a las costillas para mantenerlo allí.
  • Tomaron una rebanada/un trozo de hueso de mi omóplato para aplastarlo y usarlo en la articulación del hombro.
  • Fusionaron el brazo del muñón colgante dentro de la articulación del hombro por medio de una gran barra doblada y alfileres.

Se sabe que Olivia está buscando una compensación por daños y perjuicios aunque no se conoce el monto específico de la demanda. 

Olivia Jackson no sólo trabajó en Resident Evil, también fue doble de acción de Rosie Huntington en Mad Max: Furia en la carretera; de Karen Gillan en Guardianes de la galaxia; de Elizabeth Olsen en Vengadores: La era de Ultrón y ya había conseguido el papel de doble de riesgo para Wonder Woman, que nunca pudo hacer.

El de Olivia no fue el único accidente que hubo durante la saga de Resident Evil. Otro miembro de la filmación, Ricardo Cornelius, fue aplastado por un vehículo que no estaba bien asegurado y falleció al instante. Además, 16 extras resultaron heridos en la producción de la película anterior. La película Resident Evil: the last chapter recaudó más de 300 millones de dólares en todo el mundo.