Una dramática historia le está dando la vuelta al mundo. Dos padres afganos lograron escapar de su país ante la profunda crisis social que atraviesa, pero su hijo de 2 años se quedó atrapado en el aeropuerto.

En la madrugada del 16 de agosto, Noorulhaq Hadi y su familia llegaron a la terminal aérea de Kabul ante la inmensa aglomeración de personas que intentaban huir ante la retirada de las tropas estadounidenses.

En medio del caos, Hadi y su hijo, Hanzala, se separaron del resto de su familia. Su esposa, Nasima, logró cruzar la puerta de embarque del avión junto a su otro hijo, Muhammad, de un año.

Sin embargo, cuando Noorulhaq y el hijo intentaron ingresar al aeropuerto, los rechazaron. Tuvieron que soportar dos horas ante el irritante calor del día y siendo testigos de como los talibanes golpeaban a las personas, mientras Hadi abrazaba fuertemente a su hijo y juraba protegerlo.

También puedes leer: Caen 19 colombianos acusados de explotar sexualmente a mujeres colombianas en España

El momento en que los lazos se separaron

Noorulhaq se apartó un momento de su hijo para pedirle a uno de sus hermanos que lo cuidara, le diera agua y lo mantuviera a salvo hasta que se reunieran en el aeropuerto.

Después de que Hadi entregara a su hijo Hanzala, este ingresó al aeropuerto en compañía de su esposa y su otro pequeño. Su hermano intentó llevar a Hanzala hacia la entrada, pero los marines ya habían cerrado la puerta del terminal.

El hermano rogó entre lágrimas que lo dejarán ingresar, pero todo fue en vano: Hadi, Nasima y su hijo Muhammad volaron fuera del país cuatro días después.

“Mi esposa comenzó a gritar, pensó que tal vez lo había perdido”, dijo Hadi.

Conozca más: Arrestan a un menor de 13 años señalado de participar en un abuso sexual a una mujer de 35

Lucha incesante por volver a reunirse

Desde entonces, Hadi ha librado una eterna batalla para lograr reunirse nuevamente con su hijo.

Funcionarios del Departamento de Estado del Gobierno Biden le dieron motivos para tener esperanzas, pero debe enfrentarse a un difícil obstáculo.

Catar supervisa todos los vuelos de inmigrantes afganos hacia EE.UU, y exige que todos los viajeros de allí tengan un pasaporte válido, el cuál es ‘extremadamente difícil’ de conseguir desde la llegada de los talibanes al poder de Afganistán.

Lea más: Bebé abandonada sobrevivió gracias al calor que le brindaron unos cachorros

Zac Lois, ex miembro del ejército de EE.UU y creador de una organización benéfica de refugiados, está tratando de ayudar a Hadi para intentar llevar a su hijo al país: “No puedo imaginar, de padre a padre, lo que está sintiendo y me siento impotente tratando de ayudarlo, dijo Lois.

No obstante, también aseguró que la Cancillería de Afganistán permaneció cerrada durante mucho tiempo, y que ‘volvió a operar hasta la semana pasada’.

No puedo creer que esto sea lo que nos está reteniendo, que el papeleo nos esté reteniendo más que los talibanes”, sentenció Lois.