El duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, fue ingresado este martes por la noche en un hospital de Londres como «medida de precaución» tras haberse «sentido mal», informó el Palacio de Buckingham.

El duque, de 99 años, permanecerá «en observación» en el centro médico King Edward VII durante «algunos días» para que pueda descansar, según la residencia oficial de la soberana británica y su marido.

Noticia en desarrollo