Omar Mateen es el joven estadounidense hijo de afganos que entró con una pistola y un rifle de asalto al Club gay Pulse de Orlando, Florida, mató a 50 personas y dejó heridas a otras 53.

Según las autoridades Mateen, de 29 años, y quien fue abatido por la policía, trabajaba como guardia de seguridad, pertenecía a un grupo neonazi Y declaró su afinidad con el Estado Islámico, según una llamada que hizo Mateen al número de emergencia 911. Además su ex mujer declaró que el atacante era violento e inestable mentalmente y que la golpeó en repetidas ocasiones.

Sus lazos terroristas se confirmarían ya que Isis aseguró que el atentado fue cometido por un soldado del Estado Islámico.

A las dos de la mañana, hora local, el joven entró al club, y cuando un guardia de seguridad del lugar apenas estaba dándose cuenta de que estaba armado, Matten empezó a disparar. De inmediato desde el club llamaron a los servicios de emergencia quienes acordonaron la zona y debido a que tenía rehenes bajo su poder esperaron la oportunidad para ingresar al club. Luego de tres horas de angustiosa espera, a las cinco de la mañana hora de Orlando, la policía entró al lugar usando explosivos y rompiendo paredes con un carro blindado conocido como BearCat y rescataron al menos 30 personas.

En los alrededores del lugar se vivieron momentos de zozobra. En cuestión de segundos todo el lugar se llenó de patrullas y carros de emergencia que llegaron al lugar atender la situación e intentar salvar vidas. La cifra de muertos podría aumentar dada el estado crítico de los heridos.

En los alrededores del lugar se vivieron momentos de zozobra. En cuestión de segundos todo el lugar se llenó de patrullas y carros de emergencia que llegaron al lugar atender la situación e intentar salvar vidas. La cifra de muertos podría aumentar dada el estado crítico de los heridos.