Pese a las advertencias de Naciones Unidas a Corea del Norte para que se abstenga de realizar ensayos nucleares, el presidente norcoreano, Kim Jong Un, desafió una vez más al mundo y lanzó su quinto misil.

Tras el lanzamiento los servicios sismológicos de los países vecinos detectaron un temblor de 5,3 grados en la escala de Richter. Según el Instituto de Armas Nucleares de Corea del Norte, el objetivo de este nuevo lanzamiento fue inocente: evaluar la potencia de una nueva pieza atómica estudiada y fabricada por científicos del país.

El poder del misil ha sido el mayor de los cinco lanzados por Corea del Norte. Y pone en alerta a la comunidad internacional sobre los avances nucleares de Kim Jong Un. Sus militares celebraron este nuevo suceso.

Los habitantes de Corea del Sur, quemaron pancartas con la imagen del presidente norcoreano para protestar por el peligro en que los pone.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas condenó las pruebas nucleares y prepara nuevas sanciones para Corea del Norte. Estados Unidos aseguró que con sus países aliados tienen la tecnología necesaria para protegerse ante cualquier amenaza con misiles.

Publicidad