Ariadna Fernanda López acudió el pasado mes de octubre a un bar en Ciudad de México para departir con amigos. Una versión del caso indica que la joven, cuando regresaba a casa, tomó un taxi y fue hallada muerta unas horas después a 50 millas en una carretera de Morelos, un estado vecino de la capital mexicana.

Fiscales que investigaron el crimen dijeron este domingo que, tras la autopsia practicada, Fernández fue asesinada por un traumatismo tras sufrir un fuerte golpe con un obejto contundente, versión que divulgó en una comparecencia pública la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Dicha versión contradijo un examen forense del estado de Morelos, quien había determinado que Ariadna, de 27 años,  “se atragantó con su vómito como resultado de una intoxicación” que había padecido mientras estuvo en la taberna.

El cuerpo de Ariadna Fernández fue encontrado tres días después por un par de ciclistas que viajaban por una carretera a dos horas de Ciudad de México, según documenta Univisión respecto a la cronología del hallazgo. El cuerpo de la joven fue identificado por familiares solo porque los ciclistas tomaron fotos de los tatuajes de la víctima y las publicaron en línea en un intento de ayudar a identificarla.

También puedes leer: “Peleó con amigas en fiesta, pidieron un carro y la abandonaron”: la ruta de la muerte de Debanhi Escobar

“Varios responsables, un crimen preparado”

La fiscal Godoy también reveló un video en el que un hombre, que dijo ser amigo de López, sacaba su cadáver inerte de un edificio residencial en Ciudad de México después de que se reportara su desaparición, desvelándo así otra versión del asesinato.

Otro fiscal especializado dijo que descubrieron rastros de sangre en el apartamento desde donde habrían sacado el cuerpo.

La novia de ese sujeto, identificado como Rautel ‘N’ y quien estaba con él esa noche, también fue arrestada en la ciudad de Ecatepec al haber actuado como presunta cómplice del asesinato. Inclusive, la mujer confesó que Rautel ‘N’ asistió al funeral de Ariadna López y, el día en que se confirmó su hallazgo, un extenso mensaje en un estado de WhatsApp en el que expresaba sus pésame.

El caso de Ariadna Fernández se suma al de Debanhi Escobar, ocurrido el 8 de abril de este año y que captó la atención de todo Mexico, y a otros innumerables casos de uno de los delitos que más tiene en vilo al país azteca: el feminicidio.

Según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública Mexicana (SESNSP), entre enero y septiembre de 2022 asesinaron a 2,847 mujeres en el país. 711 de los casos reportados fueron catalogados como ‘feminicidios.