Juan Antonio Enríquez García, más conocido como el ‘Monstruo de Chiclayo’ quien cumplía prisión preventiva por secuestrar y abusar sexualmente de una niña de tres años de edad, fue encontrado muerto dentro de su celda en la cárcel de Challapalca, en Perú.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) informó que este martes sobre las 9:50 de la mañana personal de seguridad del Establecimiento Penitenciario de Challapalca halló a Enríquez sin vida.

Lea más: Masacre en escuela de Texas: al menos 19 alumnos y dos maestros asesinados

De acuerdo con el INPE, el interno estaba “sujetado por el cuello con una tela de color blanca, el cual estaba adherida en uno de los extremos de los barrotes de su celda”.

Una vez hallado al hombre, notificaron al personal de salud del penal que verificó que el interno “no presentaba signos vitales, procediendo las autoridades penitenciarias al aislamiento del ambiente”.

Le puede interesar: INS descarta caso sospechoso de viruela del mono en Colombia

Enríquez García permanecía en el recinto carcelario desde el 20 de abril por medidas de seguridad, cumpliendo nueve meses de prisión preventiva.

“Él permanecía aislado de la población penal en un ambiente de meditación y observación y era custodiado permanentemente por personal de seguridad”, se lee en la misiva.

El secuestro de Damaris

Damaris, la niña de tres años, fue reportada como desaparecida el pasado 12 de abril y el 13 de abril, la Policía Nacional la encontró y detuvo al señalado culpable, de 48 años.

El secuestro de Damaris fue captado por una cámara de seguridad. En las imágenes se ve cómo Juan Antonio Enríquez García carga a la menor y la sube en el asiento del copiloto de un auto de color celeste.

El video que fue analizado por investigadores, permitió que la Policía peruana pudiera obtener la placa del vehículo. De esta manera, las autoridades detuvieron al taxista, quien al parecer, reconoció los hechos y dijo que tenía a Damaris cautiva en su casa.

Cuando la Policía llegó al lugar de vivienda encontraron a la pequeña inconsciente y acostada sobre cartones en el piso y maniatada con cinta de embalaje.

Lea más: Presidente Duque insiste en invertir recursos destinados a la auditoría internacional para las elecciones

Los exámenes que se le practicaron en el Instituto de Medicina Legal (IML) confirmaron que Damaris había sido víctima de abuso sexual.

“Quiero que el violador se muera, que lo maten adentro, porque no tuvo piedad con mi hija, no tuvo piedad, es un daño enorme que le ha hecho”, dijo llorando el padre de la menor ante las cámaras.

Enríquez García fue acusado de los delitos de “violación sexual” y “secuestro en agravio” de una niña de tres años.