El mundo se enfrentaría a un «catastrófico fracaso moral», si los países ricos acaparan las vacunas contra el COVID-19 en detrimento de las naciones pobres, advirtió este lunes el máximo responsables de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

«Debo ser franco. El mundo está al borde de un catastrófico fracaso moral, y el precio de este fracaso será pagado con vidas (…) en los países más pobres del mundo», afirmó el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Publicidad

En un discurso en la apertura de un consejo ejecutivo de este órgano de la ONU en Ginebra, criticó la actitud «egoísta» de los países ricos y a los fabricantes de vacunas que buscan la aprobación reglamentaria de los países prósperos en lugar de someter sus datos a la OMS para obtener una luz verde a escala mundial para la utilización de la vacuna.