Temperaturas de hasta – 50 grados centígrados con el efecto viento están provocando graves problemas en el oeste de Canadá y han obligado a las compañías eléctricas a advertir sobre el elevado consumo.

En las tres provincias del oeste de Canadá, Columbia Británica, Alberta y Saskatchewan, los termómetros se situaron este martes por debajo de los 30 grados bajo cero, que unidos al efecto viento suponen temperaturas reales para la piel humana de entre -40 y -50 grados.

Los meteorólogos explican que la ola de frío es fruto de una masa de aire polar empujada hacia el oeste de Canadá por el debilitamiento de un vórtex polar en Siberia y que las temperaturas no subirán al menos hasta finales de la semana, cuando los termómetros se situarán ligeramente por debajo del 0 en la mayoría de la región.

El Servicio Meteorológico de Canadá advirtió que casi un tercio del país se encontraba bajo el aviso de condiciones meteorológicas extremas por las bajas temperaturas.

En los últimos días, 11 personas han sido hospitalizadas de emergencia en Edmonton por la congelación de extremidades.