El papa Francisco excluyó abrir una “investigación canónica”, por falta de pruebas, sobre el cardenal canadiense Marc Ouellet, acusado en su país de abuso sexual, indicó este jueves el portavoz del Vaticano.

“El papa Francisco declara que no hay suficientes elementos para abrir una investigación canónica por agresión sexual“, indicó en un comunicado el portavoz.

Lea más: MinJusticia anuncia proyecto para despenalizar fenómenos como el narcomenudeo

Las denuncias fueron hechas por una mujer identificada con la letra “F.”, quien afirmó haber sido objeto varias veces de abusos por parte del purpurado.

La declaración del papa fue hecha tras las denuncias de prensa divulgadas el martes en Canadá en las que involucran al cardenal Ouellet, 78 años, actual prefecto de la Congregación para los Obispos, entre los cargos más importantes del gobierno del Vaticano.

Mire más: Denuncian robo masivo en el cerro de Monserrate

El portavoz vaticano, Matteo Bruni, confirmó indirectamente que el papa Francisco había encargado al jesuita Jacques Servais de realizar una “investigación preliminar” sobre esas denuncias.

“La investigación preliminar encomendada por el papa al padre Jacques Servais, llegó a la conclusión de que no hay elementos para iniciar un juicio contra el cardenal Ouellet por agresión sexual“, explica la nota.

Quizás le interese: Arrestaron a una profesora por esconder en su casa a un adolescente que estaba desaparecido

Consultado de nuevo tras las últimas denuncias en Canadá, “Servais confirmó que no hay motivos fundados para abrir una investigación por agresión sexual de la persona F. por parte del cardenal Ouellet”, subraya Bruni en la nota.

Para el jesuita “ni en el informe escrito enviado al Santo Padre, ni en el testimonio vía Zoom que posteriormente tomé en presencia de un miembro del Comité Diocesano ‘ad hoc’, esta persona  hizo ninguna acusación que diera pie a tal investigación”, precisó.

Podría leer: Un terremoto de magnitud 5,3 sacude Fukushima sin alerta de tsunami

Esa denuncia se encuentra entre los testimonios de 101 personas que afirman haber sido “agredidas sexualmente” por más de 80 miembros del clero y empleados laicos de la diócesis de Quebec entre junio de 1940 y la actualidad, según los documentos judiciales.