El papa Francisco volvió a sorprender con unas nuevas declaraciones sobre el papel del Vaticano frente a la situación de pobreza en el mundo. Según el pontífice, “es posible vender bienes o propiedades que hayan quedado inutilizados en caso de necesidad de los desamparados, aunque esa no debe ser la primera o única solución».

Este anuncio lo hizo en medio de la conferencia ‘¿Dios ya no vive aquí? Venta de los lugares de culto y gestión integrada de los bienes culturales eclesiásticos’, que se llevó a cabo en la Universidad Gregoriana de Roma.

Por si no lo viste -> Papa Francisco recomienda cambiar una frase del Padre Nuestro

En su discurso, aclaró que es necesario conservar los bienes de la Iglesia por el valor histórico que representan y porque son un “instrumento de evangelización”. Sin embargo, El Papa citó las enseñanzas de San Lorenzo para dar una luz de que no siempre se debe guardar lo que se tiene.

«Esto constituye una constante enseñanza eclesial que, además de inculcar el deber de proteger y conservar los bienes de la Iglesia, y en particular los culturales, declara que estos no tienen un valor absoluto, pero, en caso de necesidad, deben servir al mayor bien del ser humano y especialmente al servicio de los pobres», dijo.

Para reafirmar su punto, Francisco recordó «la constatación de que muchas iglesias, hasta hace pocos años necesarias, ahora ya no lo son por falta de fieles o de clero o por una diferente distribución de la población en las ciudades o zonas rurales».

Te puede interesar -> ‘Tened cuidado, el chismoso y la chismosa es un terrorista’: papa Francisco

Publicidad

Eso sí, explicó que este tipo de decisiones competen a los obispos y les recomendó que estas se tomen luego de una “reflexión coral en el seno de la comunidad cristiana y en diálogo con la comunidad civil”.