Los líderes de las instituciones de la Unión Europea –UE- y de los Estados miembros admitieron que el proyecto europeo ha recibido un revés sin precedentes con la decisión de Reino Unido de salir de los Veintiocho, y confiaron en que el «divorcio» se produzca cuanto antes para evitar más daños.

Aunque el escrutinio no ha concluido oficialmente, el ‘Brexit’ ha logrado una victoria recibida por sus partidarios como el “día de la independencia británica”, una euforia que contrasta con la negativa reacción económica de los mercados, que evidencian las serias implicaciones de una decisión contra la que habían luchado la totalidad de las fuerzas políticas, económicas y sociales de Reino Unido.

Algunas consecuencias después de esta decisión comienzan a surgir, el primer ministro británico, David Cameron, anunció su dimisión. Y Escocia anunció que también irá a una jornada de votación para que el país decida si sale o no de la Unión Europea.

«Esperamos ahora del Gobierno británico que aplique la decisión de los británicos cuanto antes, con independencia de lo doloroso que pueda ser el proceso. Cualquier retraso prolongaría innecesariamente la incertidumbre«, señalaron los responsables europeos tras su reunión mantenida en la sede del Ejecutivo comunitario.

Publicidad

El líder del Partido de la Independencia del Reino Unido, Nigel Farage, quien rechaza la Unión Europea, afirmó que el pueblo británico ha conseguido desprenderse de la UE sin “haber disparado una sola bala”.