Nueva York y Singapur comparten el número uno en el último ránking de las ciudades más caras del mundo publicado este jueves por The Economist Intelligence Unit, que refleja que el coste de vida global ha aumentado un 8,1% interanual, la mayor subida en veinte años, por factores como la guerra de Ucrania.

Se trata de la primera vez que Nueva York sube al podio, empatando con Singapur, que en cambio ha ocupado el primer puesto hasta ocho veces en la pasada década, desbancando ambas ciudades este año a Tel Aviv, la más cara en 2021 y que cae ahora al tercer puesto.

Le puede interesar: Cuerpo de un observador de la Misión de la ONU en Colombia fue hallado en el río Tune, departamento de Huila

Mientras el fortalecimiento del dólar está detrás de la subida de Nueva York, el título de Singapur responde a un alto coste de vida generalizado, con uno de transportes más caros del mundo -debido al control gubernamental sobre el número de coches en circulación-, o el alto precio de la ropa, el alcohol y el tabaco.

LAS MÁS BARATAS

Hong Kong y Los Ángeles comparten a su vez el cuarto puesto, seguidas de las suizas Zurich y Ginebra, también habituales en las primeras posiciones. San Francisco (EEUU), París, Copenhague y Sídney (Australia) completan la lista de las diez ciudades más caras del informe de The Economist Intelligence Unit (EIU).

Al otro lado del espectro están Damasco y Trípoli, que permanecen como las urbes más baratas, precedidas de Teherán, de acuerdo con el informe, realizado entre agosto y septiembre de este año y que compara más de 400 precios de unos 200 productos y servicios de 172 ciudades.

Le recomendamos leer: Cerebro del caso de Centros Poblados negocia una condena de 4 años de cárcel: queda en detención domiciliaria

Algunos de los cambios más notables son los de Tokio y Osaka, donde el mantenimiento de bajas tasas de interés en Japón ha propiciado que descendieran 24 y 33 peldaños, respectivamente, en contraste con la edición anterior, hasta ocupar los puestos 37 y 43.

En general, las 58 ciudades asiáticas incluidas en el ránking solo han visto un aumento “moderado” de los precios (con una media del 4.5%, casi la mitad que la total), con algunos países beneficiándose de un petróleo ruso más barato y aún bajas tasas de interés, apunta EIU.