El propio candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden confirmó el nombre de la senadora Kamala Harris, para acompañarlo en las elecciones presidenciales de noviembre en Estados Unidos.

Mucho antes de que Biden se lanzara como candidato presidencial, Harris bromeó diciendo que si ella ganaba las presidenciales, el exvicepresidente sería una mano derecha “excelente”.

Pese a que sus predicciones cambiaron, la senadora apunta a ser la primera mujer afroamericana en llegar a la vicepresidencia del país norteamericano.

Publicidad

Kamala Devi Harris nació en Oakland, California, el 20 de octubre de 1964, orgullosa de la lucha por los derechos civiles de sus padres: un jamaiquino profesor de economía y una india tamil, actualmente fallecida, investigadora del cáncer de mama.

Estudió en la Universidad de Howard, fundada en Washington para acoger a estudiantes afroestadounidenses segregados, y recuerda regularmente su membrecía en la asociación de estudiantes negros Alpha Kappa Alpha.

Está casada desde agosto de 2014 con Douglas Emhoff, abogado y padre de dos hijos.

Por lo general es mordaz con sus oponentes, el presidente Donald Trump dijo en julio que sería «una buena elección» para Biden.

En el Senado, Harris se dio a conocer por sus interrogatorios, a veces de tono escalofriante, durante audiencias de alta tensión.

Como candidata a las primarias, también prometió «liderar la acusación» contra Trump.

La senadora de 55 años tiene una carrera brillante, ejerció como Fiscal General de California por dos periodos desde 2011 hasta 2017.

Previamente había sido designada fiscal de San Francisco, donde se desempeñó también por dos periodos desde el 2004 hasta el 2011.

Convirtiéndose así en la primera mujer, pero también en la primera afroamericana, en dirigir los servicios judiciales del estado más poblado de ese país.

Luego, en enero de 2017, se juramentó en el Senado en Washington, convirtiéndose en la primera mujer con raíces en el sur de Asia en llegar a la Cámara Alta, y la segunda senadora negra en la historia de Estados Unidos.

Harris conoce bien al candidato demócrata a la Casa Blanca, a quien a veces simplemente llama «Joe» en público, porque era cercana a su hijo Beau, quien murió de cáncer en 2015.

Como precandidata presidencial demócrata, sorprendió al atacar a Biden durante el primer debate del partido, en 2019, cuestionando sus posiciones sobre políticas para acabar con la segregación racial en la década de 1970.

Pero su experiencia en los poderes legislativo, judicial y ejecutivo, finalmente venció los rumores y ahora, de la mano de Joe Biden, espera llegar a la vicepresidencia de la Casa Blanca.