Al menos 15 personas han muerto y 27 permanecen desaparecidas a raíz de la erupción el sábado del volcán Semeru, en la isla indonesia de Java, según los datos sobre las víctimas y daños ofrecidos este lunes por las autoridades locales.

Las fuertes lluvias y bolsas de aire caliente que emanan del volcán, que esta mañana registró una erupción menor, están dificultando las tareas de los equipos de búsqueda y rescate que tratan de hallar supervivientes en las once poblaciones asentadas en la ladera del monte.

Conozca más: Aficionado fue vetado de un videojuego de carreras por usar la cara de Kim Jong-un

Además, conforme a la última actualización de datos, 51 personas resultaron heridas con quemaduras, de las cuales 35 se encuentran con pronóstico grave, según un comunicado de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB)

Las autoridades indicaron que todavía siguen recolectado información y contrastando los datos de los diferentes departamentos y equipos sobre el terreno, por lo que podrían variar en futuras actualizaciones.

Podría leer: Julio Borges opositor venezolano, asegura que gobierno interino de Guaidó debe “desaparecer”

La BNPB informó de que unas 5.200 personas se han visto afectadas por la erupción del Semeru, de las cuales más de 1.700 han sido evacuadas a alguno de los 19 centros de desplazados habilitados.

La enorme erupción del volcán ocurrió el sábado alrededor de las 15.30 hora local (8.30 GMT) y provocó un enorme tsunami de ceniza que eclipsó el sol y sumió en una profunda oscuridad momentáneamente a las poblaciones anexas al monte.

En video: Con golazo olímpico de Cuadrado, Juventus se impuso ante Génova

En un vídeo publicado en las redes sociales por testigos de la explosión se aprecia como una serie de vecinos de la población de Lumajang huyen a toda prisa mientras a sus espaldas avanza la gigantesca nube de humo y ceniza procedente de Semeru.

El BNPB ha establecido un radio de exclusión de 5 kilómetros sobre el cráter y precisa que casi 3.000 casas y 38 colegios han resultado dañadas, además de un puente clave que conectaba dos de los principales pueblos de la región.