La tormenta tropical Elsa, que tocó tierra este miércoles en el condado de Taylor, en el noroeste de Florida (EE. UU.), se debilitó al bajar sus vientos máximos sostenidos 45 millas por hora (75 km/h) y avanza hacia los estados sureños de Georgia y Carolina del Norte, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) de Estados Unidos.

La tormenta empieza a moverse sobre el sur de Georgia y, de acuerdo al boletín de las 17.00 horas (21.00 GMT) del NHC, se halla a 115 millas (185 kms) al oeste-suroeste de Brunswick, localidad costera al sur de este estado.

El avance de Elsa, que mantiene su desplazamiento al norte a una velocidad de 14 millas por hora (22 km/h), ha propiciado que se levanten todas las advertencias para la costa floridana del Golfo de México.

 

Le puede interesar: Senadores de EEUU anuncian en carta a Biden, su respaldo a la investigación de la CIDH en Colombia

 

Hay un aviso de tormenta para la desembocadura de St. Marys River, en Georgia, hasta la entrada de Little River, en Carolina del Sur, y una vigilancia de tormenta para zonas de Carolina del Sur y toda la franja costera que se extiende hasta Sandy Hook, en Nueva Jersey.

El centro meteorológico señaló que Elsa hará un giro hacia el norte-noreste esta tarde seguido de una aceleración hacia el noreste en la tarde del jueves.

Según las proyecciones del NHC, Elsa, el primer huracán de la temporada ciclónica en el Atlántico, se “moverá sobre Georgia esta noche y sobre Carolina del Sur temprano en la mañana del jueves”, para alcanzar Carolina del Norte en la noche de ese día.

El cono de proyección de su trayectoria indica que Elsa “se desplazará cerca o sobre la costa del Atlántico central el viernes”.

 

Vea también: Se registran 24.229 nuevos contagios y 553 fallecidos por COVID-19 en Colombia

 

Elsa perdió la pasada noche la fuerza de huracán mientras avanzaba en paralelo a la costa floridana del Golfo de México, que está bajo el azote de las lluvias, vientos y marejadas de la tormenta desde el martes.

Toda la zona había sido declarada en emergencia hace varios días por el gobernador estatal, Ron DeSantis, mientras que parte de la costa noroeste de Florida estaba bajo aviso de paso de huracán hasta esta mañana.

El gobernador informó esta mañana que hay más de 10.000 trabajadores de las compañías eléctricas para acometer las reparaciones que sean necesarias.

En rueda de prensa, la vicegobernadora Jeanette Núñez reveló que durante la mañana de hoy por lo menos unas 26.000 personas estaban sin energía eléctrica en toda la Bahía de Tampa, en la costa oeste, donde medios locales han dado cuenta de árboles caídos a causa de la tormenta.

 

Conozca más: Defensor rechaza muerte de menor de edad tras bombardeo en Caquetá y pide esclarecer los hechos

 

El aeropuerto internacional de Tampa, que cerró la noche del martes, reanudó operaciones la mañana de hoy tras verificar que las instalaciones no sufrieron mayores daños.

El alcalde de la ciudad de Jacksonville, en el noreste de Florida, pidió a la población no confiarse por el hecho que la ciudad no será impactada de forma directa por Elsa y dijo que los vientos asociados a Elsa pueden tirar abajo postes y dejar sueltos cables de energía.

Quinta tormenta tropical de 2021 en el Atlántico, Elsa llegó a ser también el primer huracán de este año en la cuenca atlántica cuando pasó por el Caribe oriental hasta llegar a Cuba el lunes.