La embajada de Rusia en Londres reaccionó a la decisión de la primera ministra británica, Theresa May, de expulsar a 23 diplomáticos rusos del Reino Unido, así como de suspender los contactos bilaterales con Moscú.

«Consideramos este paso inamistoso como una medida absolutamente inaceptable, injustificable y corta de miras», señaló la Embajada en un comunicado publicado en su página web.

La decisión de May, se da luego de que Moscú no haya aclarado por qué el exespía Sergei Skripal y su hija Julia fueron envenenados con un agente nervioso de fabricado en Rusia.

La dirigente conservadora precisó que el número de diplomáticos expulsados, que han sido identificados como «agentes de los servicios secretos encubiertos», es «el mayor en 30 años» y que contarán con una semana para abandonar el país.

Asimismo, confirmó que ningún mandatario o representante de la familia real británica asistirá al Mundial de Rusia – 2018.