Como si se tratase de un argumento de película, un caso ocurrido en México tiene en asombro a los medios internacionales.

Unos menores de 12 y 15 años tuvieron un bebé, incluso cuando sus familias los abandonaron por completo al enterarse del embarazo.

Entonces, ellos decidieron irse a vivir juntos y consiguieron una pequeña habitación de madera, con piso de tierra.

Allí se rebuscaron para adecuar su pequeño hogar, ahora con el bebé que nació prematuro con 8 meses, el jueves pasado.

Publicidad

Foto: alcaldesa Mariela Gutiérrez – Facebook

El hecho sucedió en Santa María Ajoloapan, pueblo del municipio de Tecámac, en el estado de México.

Mariela Gutiérrez Escalante, la alcaldesa del lugar, aseguró que les han prestado ayuda y los recursos necesarios para que ella pudiera dar a luz en una clínica privada.

«A la niña se le rompió la fuente teniendo un embarazo de ocho meses», comentó Gutiérrez, según reporta La Crónica de Argentina.

El bebé de «Laura», de 12 años de edad, y «Pedro», de 15 años, (como se nombraron a los pequeños para proteger su identidad), nació saludable a pesar de los prematuro.

Según el reporte del hospital en Ecapetec, el pequeño nació pesando 3.200 kilos y con talla de 50 centímetros.

De acuerdo con información de Publimetro México, los menores recibirán muebles por parte de una entidad gubernamental, el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF).

«Además (se) les brindará apoyo médico, psicológico, trabajo social y una tarjeta del sistema bienestar, en la que recibirán 2 mil 500 pesos (mexicanos) mensuales», informaron voceros de este ayuntamiento.

Esto significa una mensualidad de cerca de $440 mil pesos colombianos.

También se conoció que se emprenderían acciones legales contra las familias por una situación de abandono.

Sin embargo, luego de que el DIF los buscara para hacerse responsables, habrían asegurado que familiares de ambos «estarán al tanto de los tres menores».

Si bien se han presentado casos en los que menores han quedado embarazadas producto de una violación por un adulto, casos como el de estos niños genera una alerta sobre una falla del sistema educativo, ante la ausencia de herramientas de control prenatal o de educación sexual.