Un segundo confinamiento entra en vigor hoy en Inglaterra, cuando se registran las peores cifras de muertes por la COVID-19 desde el pasado mayo.

Sin embargo, el Gobierno británico insiste en que no será tan pernicioso para la economía y que terminará el próximo 2 de diciembre, como está previsto.

Según las últimas cifras oficiales, el Reino Unido registró 492 muertes, la cifra diaria más elevada desde el pasado 19 de mayo -cuando se notificaron 500-, y suma ya un total de 47.742 fallecidos desde el comienzo de la pandemia.

Además, se han detectado 25.177 nuevos contagios de coronavirus en el país tras haberse realizado una prueba de laboratorio. Con esos nuevos positivos registrados, el número de infectados alcanza los 1.099.059 desde el comienzo de la pandemia.

Publicidad

A partir de hoy, las tiendas que no venden productos esenciales deberán cerrar, pero las escuelas y las universidades permanecerán abiertas. Así mismo, el Gobierno ha pedido a la población que trabaje en casa a menos que sea vital acudir a su puesto de trabajo.

El Parlamento británico aprobó ayer las medidas restrictivas en Inglaterra dispuestas por el Gobierno.

Además de Escocia e Irlanda del Norte, que han impuesto una serie de restricciones, Gales mantiene hasta mediados de noviembre un confinamiento nacional para frenar la propagación del virus.