Un 90 % de los trabajadores informales en Latinoamérica (140 de 158 millones) podría estar en situación de pobreza por la crisis de la COVID-19.

Es decir, percibir menos del 50 % de los ingresos medios nacionales, alerta este jueves la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Un informe del organismo muestra a Latinoamérica como una de las regiones más perjudicadas, pues un 53 % de trabajadores dependen de este tipo de empleos.

En un momento de confinamientos muchos vendedores ambulantes, empleados domésticos, taxistas por cuenta propia y otros trabajadores del sector informal han perdido todos o buena parte de sus medios de sustento.

Lo que según la OIT afecta a 1.600 de los 2.000 millones de personas con este tipo de empleos en el mundo.

Entre los principales afectados se encuentran personas que trabajan en servicios de hostelería, industria, comercio, y más de 500 millones de trabajadores del campo, señala el informe.

«Muchos afrontan un dilema irresoluble, el de morir de hambre o morir por el virus«, subrayaron los expertos de la OIT en la presentación del informe.

Publicidad

La OIT reclama en ese sentido que los Estados garanticen el acceso de los trabajadores informales a los servicios sanitarios y brinden apoyo financiero y alimentario a los más afectados.

El estudio subraya que debido a la necesidad de muchos trabajadores informales de seguir trabajando para alimentar sus familias, algunos países no pueden poner en práctica las medidas de confinamiento para frenar la COVID-19.