Tres veces embistió Kristofer Erlbacher con su camioneta a Caleb Solberg en un pueblo del estado de Iowa en Estados unidos, luego de una discusión en un bar por una broma.

El hombre fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de su amigo con el que discutió por una broma que involucró una mayonesa.

Erlbacher, de 29 años, usó su carro para arrollar a Solberg, de 30 años, afuera de un pequeño bar en diciembre de 2020.

Según las autoridades, después de estrellar a su amigo, el hombre se alejó y luego volvió a arrollarlo dos veces más.

La pareja de amigos había bebido en un bar junto a otra persona, pero la diversión terminó cuando Erlbacher untó mayonesa en la comida de Solberg, acto que enfureció a este último y provocó un pelea dentro del bar.

Furioso, Erlbacher llamó al medio hermano de Solberg, Craig Pryor  y amenazó con incendiar la casa de Solberg y dispararle.

Pryor llegó al lugar y allí Erlbacher lo arrolló a él y su familiar.  “El primer golpe de Erlbacher a Solberg no lo mató. Se le puede escuchar gritando por su hermano, Craig Pryor“, escribió el juez de distrito Greg Steensland en la sentencia, según el medio local, Twiner-Herald.

A su vez, el jueves profundizó en los móviles del hecho. “En lugar de simplemente irse, Erlbacher bajó por la calle, dio la vuelta y regresó para golpear a Solberg por segunda vez. Para asegurarse de que había completado el trabajo, Erlbacher condujo su camión por encima de Solberg por última vez”.

Erlbacher fue declarado culpable en diciembre del año pasado y sentenciado el lunes a cadena perpetua por el crimen de su amigo.