El presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunció el comienzo de una operación militar en este de Ucrania para proteger a las personas de “abusos y del genocidio” del Gobierno ucraniano desde hace ocho años.

Las repúblicas populares de Donbass se acercaron a Rusia con una solicitud de ayuda. En relación con esto (…) tomé la decisión de realizar una operación militar especial. Su objetivo es proteger a las personas que son objeto de abusos, genocidio del régimen de Kiev durante ocho años, y para ello buscaremos desmilitarizar y desnazificar Ucrania y llevar ante la justicia a quienes cometieron numerosos crímenes sangrientos contra personas pacíficas, incluidos nacionales rusos”, dijo Putin en un discurso televisivo.

Foto: AFP

Putin señaló que Rusia no planea la ocupación de territorios ucranianos, pero apoya el derecho de los pueblos de Ucrania a la autodeterminación.

“La ocupación de territorios ucranianos no está en nuestros planes. No vamos a forzar nada a nadie”, dijo el líder ruso.

Foto: AFP

Putin se dirigió a los militares ucranianos y les pidió “deponer inmediatamente las armas y regresar a sus hogares”.

“Todos, todos los militares del Ejército ucraniano pueden abandonar la zona de combate y volver con sus familias”, afirmó.

Foto: AFP

El presidente ruso recordó el derecho de las naciones a la autodeterminación.

“Ni cuando se creó la URSS, ni después de la Segunda Guerra Mundial, nadie preguntó a las personas que vivían en ciertos territorios que formaban parte de la Ucrania moderna cómo querían establecerse en la vida. La libertad es la base de nuestra política”, sostuvo.

Foto: AFP

“Consideramos importante que todos los pueblos que residen en el territorio de la actual Ucrania puedan aprovechar este derecho, el derecho a elegir. Todos los que lo quieran”, añadió, después de que reconociera el lunes pasado la independencia de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk.

Putin lanzó además una advertencia a Occidente en su anuncio de la ofensiva militar en Ucrania.

Foto: AFP

“En lo que respecta a la esfera militar, la Rusia moderna es una de las potencias nucleares más fuertes ahora, incluso después de la desintegración de la URSS y la pérdida de una parte considerable del potencial nuclear. Además, tiene ciertas ventajas en la línea de las armas de última generación. En este sentido, nadie debería tener dudas de que el ataque directo contra Rusia conducirá a una derrota y consecuencias devastadoras para un potencial agresor, advirtió.