Una familia perteneciente a un culto religioso, quemó viva a su abuela para, según ellos, “purgarla de sus pecados”. El hecho ocurrió en Balingasag, un pueblo de las Filipinas.

Once miembros de una familia lanzaron a una hoguera a Teofila Camungay Cabusas de 84 años de edad; los gritos agonizantes de la mujer pudieron ser escuchados por los vecinos que acudieron a su rescate.

Lea más: Otra mujer es asesinada en Egipto tras rechazar propuesta de matrimonio

Teofila fue llevada de urgencias al hospital, sin embargo y a pesar del auxilio que recibió por parte de sus vecinos, la mujer murió por causa de las graves quemaduras.

Según los miembros de la familia de Teofila, su intención era purgar a la mujer de sus pecados luego de que ella se negara a unirse a su nuevo culto religioso. Su nieto, Cresanto Ercilla de 22 años, es el líder del grupo y supuestamente había golpeado varias veces a la abuela.

¿Religión o dinero?

El jefe de la policía de la ciudad, Teodoro de Oro, explicó que capturó a siete de las personas que participaron en este inhumano asesinato; mientras que cuatro de ellos, lograron huir y son buscados por las autoridades.

Teodoro indicó que investigan el asesinato de la mujer, debido a que los agresores afirman que fue por religión, pero se conoció que Teofila había cobrado una pensión días antes por ello, la familia consideraba que parte de ese dinero les correspondía.

Conozca más: Detectan en Argentina una bacteria que ha causado el brote de neumonía; cuatro personas han muerto

En esta medida, el oficial resaltó que esto pudo llevarlos a cometer el crimen, ya que el nieto de la mujer declaró haber sido poseído por el espíritu de Tomás Eugenio, el fundador de una organización religiosa llamada Misioneros Filipinos Benevolentes Cristianos.

Según Eugenio de 22 año, el espíritu le ordenó que denunciara a la abuela como una pecadora ante su familia, culpándola por todo lo malo que les había pasado a lo largo de sus vidas. Además de esto, investigadores citaron conflictos de fe en la familia que podrían haber llevado a este asesinato.

“Un crimen así es difícil de creer: 11 familiares, hijos y nietos incluidos, fueron los que lo hicieron”, puntualizó el oficial de Policía.