Científicos identificaron en China una nueva cepa del virus de la gripe porcina con el potencial de convertirse en una futura «pandemia».

Según un estudio publicado este lunes por la revista científica estadounidense Proceeding of the National Academy of Sciences (PNAS), el virus se llama G4 y desciende genéticamente del H1N1 que causó un estado de pandemia en 2009.

«Tiene todos los rasgos esenciales que muestran una alta adaptabilidad para infectar a los humanos», señalaron los investigadores de universidades chinas y del Centro de Prevención y Control de Enfermedades de ese país.

Si bien no es un problema inmediato, los especialistas en salud advirtieron que se debe vigilar porque puede mutar aún más para propagarse fácilmente entre personas.

¿Cómo lo encontraron?

El trabajo presentado es voluminoso: entre 2011 y 2018 se tomaron 30.000 muestras con hisopos nasales de cerdos en mataderos en 10 provincias chinas y en un hospital veterinario, logrando aislar 179 virus de gripe porcina.

Luego, los científicos llevaron a cabo diversos experimentos con hurones, ya que son animales utilizados en la investigación de la gripe porque sus síntomas son similares a los de los humanos: fiebre, tos y estornudo.

En los análisis se pudo observar que el virus G4 EA H1N1 es más infeccioso, se replica en las células humanas y causa en los hurones síntomas más graves que otras cepas.

¿Qué tanto se debe preocupar la humanidad?

La última gripe pandémica que tuvo que afrontar el mundo fue el brote porcino de 2009, el cual fue menos mortal de lo que se pensó inicialmente.

En aquella ocasión, fue de gran ayuda que varios adultos mayores tenían cierta inmunidad, al parecer por la similitud del virus con otros de gripes que habían circulado en años anteriores.

Asimismo, el virus llamado H1N1pdm09 ahora está cubierto por la vacuna anual contra la gripe, de forma que garantiza que las personas están protegidas.

Sin embargo, la nueva cepa encontrada en China, aunque similar a la gripe porcina, es una amenaza porque no muere con la inmunidad que se había obtenido.

Por otro lado, el estudio señala que un número relativamente alto de trabajadores que tienen contacto habitual con cerdos fueron positivos con el G4 (10,4% según los análisis de sangre), al igual que 4,4% de la población general que también parecía estar infectada.

Así las cosas, el virus ya se ha propagado entre los humanos, pero lo que verdaderamente temen los científicos es que pueda transmitirse.

«La preocupación es que las infecciones de humanos por los virus G4 no conducen a la adaptación humana y aumentan el riesgo de una pandemia humana».», explicaron los investigadores.

Los científicos concluyeron que es urgente implementar una vigilancia de las poblaciones que trabajan en contacto con los cerdos, algo que el Gobierno chino sabe, y que este martes señaló en conferencia de prensa que «le está prestando una atención particular a su desarrollo».