Una de las cosas más extrañas que han encontrado funcionarios de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) ha sido hasta el momento un gato vivo dentro de una maleta de viaje.

Un hombre llegó al aeropuerto JFK en Nueva York a Orlando, Florida, para realizar un viaje el pasado 16 de noviembre; al pasar su equipaje por los rayos X las autoridades vieron unas copas de vino, botellas y el contorno de un gato tamaño real.

Le puede interesar: Rescatan a niño de seis años que estuvo atrapado en escombros dos días tras el sismo en Indonesia

Tras ver esto en el escáner, procedieron a llamar al dueño del equipaje, quien igualmente sorprendido afirmó que él no tenía gato.

Los funcionarios al abrir cuidadosamente la maleta vieron a un gato de pelaje naranja, algo incómodo, pero en aparente buen estado de salud, teniendo en cuenta que llevaba ciertas horas allí metido y que la maleta pudo haber recibido varios golpes.

El dueño de la maleta afirmó que el gato podría pertenecer a algún miembro de su familia y que al haber dejado una pequeña abertura en la cremallera de la maleta, el gato logró meterse sin que nadie se diera cuenta. 

Afortunadamente, para el gato, el viaje llegó hasta ese momento, el hombre llamó a los dueños del animal para que lo recogieran y él tuvo que aplazar un día su viaje para poder entregar al minino.