La niña de 6 años, Danae Olguín, estaba usando los patines que había recibido de navidad cuando se cayó, su madre la llevó al hospital pero a los dos días murió. Las causas todavía no se encuentran tan claras.

La mamá de la menor, Karen Baldobino, dijo al Clarín, medio local de Argentina, que “Yo entregué a mi nena con un raspón en la pierna y me la devolvieron en una bolsa”. 

“Ella era una niña buena, responsable, tenía déficit de atención y se había esforzado tanto en la escuela que había logrado pasar a segundo grado.”

Baldobino contó que el lunes 3 de enero mientras la niña jugaba con los patines que había pedido de navidad se golpeó “se hizo apenas un rasponcito en la pierna, algo típico de los niños, no era nada grave ni para preocuparse”.

Sin embargo, al otro día la niña amaneció con dolor en la pierna, tenia fiebre y lloraba “Le di un ibuprofeno, se le pasó el malestar y al ratito ya estaba jugando de nuevo”.

Pero, los síntomas continuaron por lo que la madre decidió llevarla a un hospital “Cuando llegamos, la pediatra nos dijo que no nos podía atender porque estaba con muchos pacientes. Tuvimos que esperar un montón de tiempo con mi nena llorando de dolor y volando de fiebre”.

Por protocolos, las mujeres fueron sometidas a pruebas Covid a las que la niña resultó negativa y su madre positiva. “La médica no le revisó la pierna ni nada. Me dijo que seguramente estaría incubando algo, que podía ser Covid, y me dio dipirona para que le baje la fiebre”.

Se devolvieron para la casa, pero más tarde tuvieron que regresar al hospital ya que la niña persistía con síntomas, luego de varios exámenes y revisiones medicas se descubrió una posible causa.

“En los estudios salió que tenía los glóbulos blancos altos y por ende podía ser una infección, probablemente apendicitis”.

Ese miércoles, fue trasladada a otro hospital a 75 kilómetros, pero como su madre tenía Covid tuvo que ser cuidada por su abuela, allí nuevamente le hicieron prueba PCR.

El PCR de mi hija salió positivo pero el resultado recién estuvo el viernes. Mientras esperaban saber si estaba contagiada o no, se dejaron estar, no le hicieron nada. Tendrían que haber hecho algo, se tendrían que haber dado cuenta de que estaba empeorando, si ellos son los médicos”

La mujer agregó que “Yo entregué a mi nena con un raspón en la pierna y me la devolvieron en una bolsa. Ni siquiera la pudimos despedir porque estábamos aislados. Cuando llegué al hospital ya estaba muerta”.

La niña entró en paro y murió el sábado 8 de enero a medio día. La familia sostiene que la menor no tuvo la atención adecuada, y la causa de la muerte no está del todo clara, por lo que solicitaron una autopsia.