Una mujer sostuvo que durante su embarazo sufrió de ampollas y ronchas insoportables, luego descubrió que el origen de sus dolencias era el bebé que estaba esperando.

Fiona Hooker, de 32 años, notó a las 31 semanas de embarazo un pequeño brote o sarpullido en su estómago. Con los días la picazón aumentó y decidió visitar al médico.

Cuenta que sentía como la picadura de una ortiga y sufría un dolor insoportable por las erupciones y debía evitar rascarse.

Lea también: Joven estudiante defiende a maestra denunciada por tener relaciones con él

Hooker, que vive en Inglaterra, dijo que a pesar de que los médicos le formularon cremas con esteroides para las ampollas no eran suficientes, ella afirma que le “dieron algunas cremas con esteroides que realmente no lo tocaron y se estaba haciendo más grande, mi vientre estaba cubierto de placas rojas que picaban“.

Al ver esto, la mujer decidió buscar más opciones. “Fue el tercer médico de cabecera al que fui a ver que dijo que parecía tener penfigoide gestacional y me refirió a un dermatólogo que me dio la crema con esteroides más fuerte que se puede conseguir. Era como si fuera alérgica a mi propio bebé“. Así lo contó Fiona al diario británico The Sun.

El penfigoide gestacional es una enfermedad autoinmune que se produce en el embarazo, los médicos dijeron que esta se produjo como una reacción a un gen en el ADN del bebé lo que causó que el sistema inmunológico atacara su propia piel.

Esta enfermedad afecta a más de 50 mil mujeres en el mundo. La mujer sostiene que cuando tenia 35 semanas el dolor era insoportable nada lo estaba tocando y me dieron cuatro días de esteroides orales que realmente me ayudaron a calmarme. Pero, dos días antes de dar a luz comenzó a volverse insoportable nuevamente y 24 horas después de dar a luz explotó y se convirtió en ampollas.

“Si me rascaba, me sentía bien y me quitaba la picazón temporalmente, pero obviamente estaba quitando las ampollas y la piel, así que me quedé con la piel en carne viva, realmente dolorosa y las ampollas volvieron a aparecer”.

“Me dolió mucho incluso sostener a mi hijo, así que no pude disfrutar de la etapa de recién nacido por eso”. 

Le puede interesar: Revelan conversación: Julio Gerlein admite haber dado $12.000 millones a Aída Merlano

Fiona es madre de dos hijos, Barney de siete meses y Phoebe de tres años, sin embargo en el embarazo de esta última no presentó ninguna complicación.

Luego de dar a luz, las ampollas de su barriga, pecho, brazos y piernas exploraron cuando me diagnosticaron me sorprendió porque es muy raro, esperaba que se hubieran equivocado y que fuera otra cosa”.

Luego de un tiempo y después de tener a Barney, las ampollas desaparecieron, pero debido a esto Fiona y su esposo, Warren de 35 años, han decidido no tener más hijos.