A semanas de las elecciones en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro aprovechó una habitual alocución presidencial que realiza semanalmente para hacer gala de su postura de ultraderecha, esta vez en forma de arremetida contra el mandatario colombiano, Gustavo Petro.

Bolsonaro, quien buscará la reelección en la competencia que sostendrá con su más férreo contradictor, Lula da Silva, aprovechó el espacio que cubre una vez por semana para expresar, tras el triunfo electoral de Petro, su preocupación ante la llegada de los llamados gobiernos de izquierda a Sudamérica, aspecto que considera un peligro para los habitantes de esas naciones.

El jefe de Estado brasileño dijo que países como Chile, Nicaragua, Venezuela, Argentina y Colombia -los cuales son gobernados por mandatarios considerados de izquierda- son amigos de Lula, restringen libertades y que además incentivan a prácticas como el consumo de drogas.

También puedes leer: “Que la seguridad humana impere en Colombia’’: general Sanabria, nuevo director de la Policía

“Colombia que, como Chile, era un país correcto en sus derechos, ahora tiene a Petro que va acabar con la política antidrogas y va a liberar la droga. Solo quien ya vio una familia sufriendo por ese tema sabe lo que significa. Por eso la elección es importante. Miren hacia dónde van estos países. Miren a Chile por donde va. ¿Quieren esto para Brasil?”, cuestionó Bolsonaro en su alocución semanal.

Su postura, además, permitió anticipar lo que podrían ser las relaciones diplomáticas entre ambas naciones en caso de un nuevo triunfo electoral de Bolsonaro, cuyos comicios se llevarán a cabo este próximo 2 de octubre. Caso contrario es la afinidad entre Petro y Lula Da Silva, que busca volver a gobernar a Brasil, si no es en primera vuelta, en la segunda ronda, que se hará el 30 de ese mismo mes.