Los 13 hermanos Turpin, que tenían entre dos y 29 años cuando fueron torturados por sus padres, escaparon de su hogar en California (EE. UU.) en 2018; tres años después han revelado cómo vivían en condiciones “infernales” y admitieron que estuvieron al borde de la muerte porque sus padres los mataban de hambre y los torturaban.

“Todo mi cuerpo estaba temblando. Realmente no podía marcar el 911 porque… creo que estábamos al borde de la muerte tantas veces”, afirmó Jordan Turpin, quien entonces tenía 17 años, al escapar dijo a la Policía que sus hermanas menores estaban siendo abusadas.

Asimismo, otro hermano calificó sus condiciones de vida de “infierno”. Otra hija, dijo que sus padres le habían quitado “toda su vida”.

Le puede interesar: Niño de 10 años fue asesinado por un perro pitbull

“Nunca tuve la intención que mis hijos sufrieran ningún daño”. “Espero lo mejor para mis hijos en su futuro”, afirmó David Turpin, en una declaración a través de su abogado antes de ser sentenciado.

Los padres David y Louise Turpin fueron condenados a 25 años de cárcel después de declararse culpables de 14 cargos que incluyen crueldad hacia un adulto dependiente, crueldad infantil, tortura y encarcelamiento falso.

Los arrestos de la pareja se realizaron después que uno de los 13 hermanos escapó y llamó a la Policía para decir que sus 12 hermanos y hermanas estaban cautivos y siendo torturados.

Vea también: Grave choque entre un bus y un camión deja 10 muertos y 22 heridos

La Policía se encontró con escenas escalofriantes

Los hermanos le dijeron a la Policía que algunos de los niños estaban atados con cadenas y candados. Y efectivamente los policías encontraron a niños encadenados a sus camas en “entornos oscuros y malolientes”.

“Los agentes localizaron lo que creían eran 12 niños dentro de la casa, pero se sorprendieron al descubrir que siete de ellos eran adultos”. “Las víctimas parecían estar desnutridas y muy sucias”, afirmaron las autoridades.

Además, según información del fiscal que llevaba el caso, mientras los niños no tenían comida, los padres comían bien. Además, habrían atormentado a los niños al dejar de lado los pasteles de manzana y calabaza.

La hija mayor, una mujer de 29 años, pesaba solo 82 libras, el peso típico de un niño de siete años.

Por otra parte, ‘Escape de la casa del horror’ es el nombre que lleva la entrevista exclusiva concedida a la cadena ABC, la cual saldrá el 19 de noviembre y en donde la familia revelará a detalle todo lo que vivieron.