El nuevo comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Esmail Qaaní, prometió expulsar a Estados Unidos de la región, coincidiendo con el funeral de su predecesor, el general Qasem Soleimaní.

«Seguiremos el camino del mártir Soleimaní con firmeza y resistencia y la única compensación para nosotros será expulsar a Estados Unidos de la región», subrayó en una entrevista con la televisión estatal iraní Qaaní, nombrado en el cargo el pasado viernes por el líder supremo, Alí Jameneí.

Qaaní aseguró que tomarán «medidas» para responder al asesinato de Soleimaní y que «será Dios el que verdaderamente se vengará de EE. UU. por la valiosa sangre derramada».

Ante las posibles represalias, el presidente estadounidense Donald Trump insistió en que puede que en ese caso EE. UU. responda de «una manera desproporcionada».