España se ofreció para intentar resolver los problemas de la red eléctrica que han causado un corte de luz en buena parte de Venezuela, y que aún no han sido solventados.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, expresó su preocupación por la caída de la red eléctrica.

«España estaría dispuesta a ver si podemos aportar ayuda para resolver este gravísimo problema», dijo el canciller español.

Borrell explicó que se puso en contacto con representantes de la oposición venezolana y les animó a «hacer una llamada a la ayuda internacional a ver cómo se puede ayudar a estabilizar el sistema eléctrico».

Según el ministro, resulta obvio que se debe «a un problema de fondo de la propia red», ya que el sistema eléctrico venezolano «está muy deteriorado por falta de mantenimiento y tiene averías sistémicas».

«Ahora es el sistema de luz, pero pronto puede ser el sistema de agua, es un momento complicado y se puede provocar una situación extremadamente grave», alertó.

El ministro también reveló conversaciones entre España y Estados Unidos sobre la situación de Venezuela y la posibilidad de que, llegado el caso, altos cargos del gobierno de Nicolás Maduro que decidieran abandonar el país acabaran siendo acogidos en terceros, incluido España.

Publicidad

«El planteamiento no se concretó en nada», aseguró Borrell, quien habló con el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y con el consejero de Seguridad Nacional, John Bolton.

Si llegara a precisarse dicha propuesta, dijo Borrell, «la estudiaríamos, pero habría que bajar de las musas al teatro y saber de qué, quién, cómo y cuándo estamos hablando».