España decidió de forma concertada con Portugal suspender los vuelos de entrada procedentes del Reino Unido desde mañana, salvo para ciudadanos españoles o residentes.

El ejecutivo español tomó esta decisión después de que la Unión Europea (UE) expusiera la necesidad de tomar medidas coordinadas, tal y como reclamó ayer España.

La UE analizó los efectos de la nueva cepa del coronavirus detectada en el Reino Unido y pidió que se eviten los viajes no esenciales, pero decidió no cerrar las fronteras.

Mira también: Nueva cepa de la COVID-19, más contagiosa, preocupa a los epidemiólogos

Pero España suspenderá desde mañana las entradas en territorio español de ciudadanos procedentes del Reino Unido, salvo nacionales españoles o residentes en el país.

España toma la decisión de manera concertada con Portugal y supondrá también un reforzamiento de los controles en el paso fronterizo de Gibraltar.

Mira además: Alerta en Reino Unido por variante de COVID-19  «que se transmite mucho más fácilmente»

Publicidad

El presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, conversó hoy sobre ese asunto con el primer ministro portugués, Antonio Costa.

Asimismo, el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, dialogó con la ministra lusa de Sanidad, Marta Temido.

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, informará de inmediato de la decisión al Gobierno británico y a la Comisión Europea.