Estados Unidos abandonó formalmente el Acuerdo de París sobre el cambio climático, y su posible regreso a ese tratado internacional dependerá del resultado de las elecciones presidenciales.

El demócrata Joe Biden prometió que reincorporaría al gigante norteamericano al acuerdo si gana la presidencia.

De lo contrario, en caso de reelección del republicano Donald Trump, el esfuerzo global para frenar el calentamiento global tendrá que continuar sin la mayor economía del mundo, al menos durante cuatro años más.

Publicidad

Todo depende, por tanto, del electorado estadounidense. Tras las elecciones presidenciales, el ajustado recuento de votos continuaba en varios estados y ninguno de los dos candidatos es declarado vencedor.

Biden propuso un plan de 1,7 billones de dólares para que Estados Unidos llegue a un neto de cero emisiones de carbono en 2050.

Por otro lado, Trump, que debilitó varias protecciones medioambientales durante su gestión, defiende a rajatabla la industria de los combustibles fósiles y cuestiona el cambio climático.

Si Trump logra la reelección, la lucha contra el calentamiento global será responsabilidad de los estados, ciudades y empresas, cuyas iniciativas, aún sin el apoyo de Washington, podrían permitir una reducción del 37% de las emisiones de carbono de Estados Unidos de aquí a 2030, según un informe del grupo America’s Pledge.

En caso de victoria de Biden, Estados Unidos deberá notificar oficialmente a la ONU su voluntad de volver al Acuerdo de París.

Uno de los objetivos del Acuerdo de París, firmado en diciembre de 2015 por 195 países, es limitar el alza de las temperaturas a 1,5 °C respecto a la era preindustrial.