Brasil se prepara para celebrar la primera vuelta de sus elecciones presidenciales en las que el principal favorito es el ultraderechista Jair Bolsonaro, a quien han denominado como el ‘Donald Trump brasileño’ y es seguido de cerca por el izquierdista Fernando Haddad, el sucesor de Luiz Inácio Lula da Silva.

Bolsonaro, un exmilitar acusado de utilizar insultos machistas, homófobos y racistas; víctima de un atentado en su contra tiene un 35 % de intención de voto frente al 22 % de Haddad, quien tuvo un accenso excepcional en las encuestas desde que fue designado por el partido de los trabajadores hace menos de un mes.

Los sondeos prevén una segunda vuelta entre estos dos candidatos que se realizará el 28 de octubre.

Quien resulte electo sucederá a Michel Temer y tendrá por misión recomponer la credibilidad del Estado después de años de crisis económica, violencia extrema en las ciudades y escándalos de corrupción.