La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que el próximo invierno boreal podría ser “una amenaza para la vida” de millones de ucranianos a razón de una serie de ataques rusos contra el sistema energético ucraniano.

Este invierno representará “una amenaza para la vida de millones de personas en Ucrania”, declaró a la prensa Hans Klluge, director regional de la OMS para Europa. “Dicho simplemente: este invierno se tratará de sobrevivir”, añadió.

Le puede interesar: Temblor en Indonesia deja 55 muertos y cerca de 700 heridos

Kluge, que intervino de forma virtual desde Kiev, resaltó que la mitad de la infraestructura energética del país ha sido dañada o destruida y que eso está teniendo un efecto “dominó” en el sistema sanitario y en la salud de las personas, de ahí que el objetivo este invierno sea “sobrevivir”.

“Es el mayor ataque a la infraestructura sanitaria en suelo europeo desde la II Guerra Mundial”, dijo Kluge, que habló de los días “más negros” en nueve meses de guerra en Ucrania desde el punto de vista de la salud.

Le recomendamos leer: Elon Musk devolverá a Trump su cuenta de Twitter

La OMS, que no atribuye, autoría ni especifica las zonas en que se han producido, ha verificado hasta ahora 703 ataques a la red sanitaria ucraniana y tanto estos como los dirigidos a la infraestructura energética provocan que cientos de centros de salud no estén completamente operativos, carezcan de combustible, electricidad o agua.

La falta de suministro eléctrico, que afecta a un cuarto de la población, y la amenaza del frío obligarán al uso de métodos alternativos de calentamiento como el carbón o los generadores, con los riesgos consiguientes por exposición a sustancias tóxicas, advierten los expertos de la OMS.