El papa emérito Benedicto XVI, quien cumplirá en abril 91 años, escribió una carta agradeciendo a los fieles por preocuparse por su estado de salud y asegurando que se prepara para llegar a la «casa del señor». 

«Puedo decir solo que, en el lento disminuir de las fuerzas físicas, interiormente voy en peregrinaje hacia casa del señor», escribió. 

En la misiva Joseph Ratzinger, asegura estar «conmovido» por el deseo de los fieles de saber cómo transcurre el «último periodo de su vida»; esto, luego de que un periodista del diario italiano «Corriere della Sera», le enviara las cartas de preocupación de algunos lectores sobre su estado de salud.

Afirma que es una «gracia» el poder sentirse «rodeado, en este último tramo del camino, a veces algo fatigoso, de un amor y una bondad que no habría podido nunca imaginar».

Concluye agradeciendo a todos los que preguntan por él y asegurándoles su oración. Benedicto vive retirado en el pequeño monasterio Mater Eclessiae, dentro del Vaticano.