Una estudiante de 13 años, quien acusó de “islamofobia” al profesor decapitado Samuel Paty, reconoció que mintió, indicó hoy lunes su abogado, confirmando una información del diario Le Parisien en Francia.

“No estaba presente el día de las caricaturas”, admitió la joven que fue imputada por “denuncia calumniosa” durante una audiencia el 25 de noviembre de 2020 ante un juez antiterrorista.

La colegiala había desatado una letal campaña de odio en línea contra su profesor, después de que mostrara caricaturas del profeta Mahoma a los estudiantes, pero admitió haber mentido y difundido afirmaciones falsas sobre él.

Publicidad

Por esas acusaciones, el maestro Samuel Paty fue decapitado por un extremista islámico en la calle en octubre del año pasado.

 

 

Diez días antes de que lo mataran, este profesor de historia y geografía dictó una clase sobre la libertad de expresión, en la que mostró caricaturas del semanario satírico Charlie Hebdo.

¿Cuáles fueron las falsas acusaciones?

La muchacha, que era una de sus estudiantes en la escuela de Bois-d’Aulne, en un suburbio al noroeste de París, había contado que el docente, de 47 años, había invitado a salir de la clase a las estudiantes musulmanas antes de mostrar las caricaturas.

Basándose en el testimonio de su hija, su padre presentó una denuncia contra el profesor y lanzó una virulenta campaña en las redes sociales contra el docente con la ayuda de un activista islamista, Abdelhakim Sefrioui.

 

 

Los dos hombres, acusados de “complicidad en asesinato”, están en prisión preventiva.

“Mintió porque se sintió atrapada en una cadena de acontecimientos, porque algunos de sus compañeros le habían pedido que fuera su portavoz”, dijo a la AFP su abogado, Mbeko Tabula.

“Había un verdadero malestar y ella se sintió obligada a hablar para hacer valer el mensaje”, añadió.

Al enterarse de las acusaciones contra el docente, un refugiado checheno radicalizado de 18 años lo decapitó el 16 de octubre, antes de ser abatido por la policía.